Todo lo que debes saber de la exfoliación facial

La exfoliación facial es un paso esencial en cualquier rutina de cuidado de la piel. Su objetivo es retirar la suciedad, impurezas y células muertas que se acumulan en los poros, dejando la piel suave, luminosa y rejuvenecida. Sin embargo, es importante hacerlo de manera adecuada para evitar dañar la piel y lograr los objetivos deseados.

Aunque los resultados no siempre son inmediatos, cuando se realiza correctamente, los beneficios son innegables. Particularmente es muy importante exfoliar la cara y el cuerpo antes de las primeras exposiciones al sol, para garantizar un bronceado bonito y uniforme. Por eso, aprendamos en qué consiste la exfoliación facial, cuáles son sus ventajas y qué te ofrece tu estética avanzada Mon Caprice.

Exfoliación facial

¿Qué es la exfoliación facial?

La exfoliación facial es un procedimiento de belleza que consiste en eliminar las células muertas que se encuentran en la capa más superficial de la piel (estrato córneo). Todas las células en nuestra piel se multiplican diariamente, pero también mueren y se reproducen nuevamente. La exfoliación impulsa la microcirculación sanguínea y estimula el ritmo de reproducción celular. 

Por otro lado, oxigena el tejido y mejora el metabolismo celular, por eso, al realizar una exfoliación facial correctamente, se logra una limpieza más profunda. También se potencia la luminosidad y se aumenta la eficacia de los tratamientos posteriores. En resumidas cuentas, es un paso imprescindible para mantener una piel saludable, joven e iluminada.

Tipos principales de exfoliantes

Existen diferentes métodos de exfoliación, desde los físicos como los exfoliantes con partículas o cepillos faciales, hasta los químicos como los ácidos exfoliantes. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, por lo que es importante elegir el adecuado para cada tipo de piel

Exfoliantes físicos o mecánicos: Estos requieren manipulación directa para lograr su objetivo, se aplican a la piel y se masajean para desprender las células muertas. Los exfoliantes físicos naturales, como los que contienen partículas de hueso de durazno o cáscara de nuez, son más abrasivos. Por otro lado, los exfoliantes sintéticos también son efectivos y menos agresivos.

Exfoliación facial en casa

Exfoliantes químicos: Estos utilizan ácidos o enzimas para eliminar las células muertas. Los ácidos alfa hidroxi (AHAs) y beta hidroxi (BHAs) son comunes en los exfoliantes químicos. Los AHAs, como el ácido glicólico, son ideales para pieles secas o maduras, mientras que los BHAs, como el ácido salicílico, son excelentes para pieles grasas o propensas al acné.

Ventajas de la exfoliación facial

  • Renovación celular: Al eliminar las células muertas, se estimula la regeneración de la piel, manteniéndola joven y saludable.
  • Limpieza profunda: La exfoliación desobstruye los poros y previene la acumulación de impurezas.
  • Mejora la textura: La piel se vuelve más suave y uniforme.
  • Estimula la circulación: La exfoliación activa la microcirculación, lo que contribuye a una piel más radiante.

En estética Mon Caprice puedes probar varias alternativas para exfoliar tu piel, por ejemplo: un tratamiento facial con oxí­geno o el uso de Oxí­geno jet Peel. También puedes probar la Higiene facial Deluxe con Indiba o la técnica de envolturas corporales para dejar tu piel limpia y tersa.

Importancia de la exfoliación facial y corporal

La exfoliación facial ayuda a estimular la regeneración celular, mejorar la circulación sanguínea, combatir el envejecimiento prematuro y prevenir la obstrucción de los poros. Otro de los beneficios de este procedimiento de belleza es que favorece la absorción de los productos de cuidado de la piel, así que es muy útil.

Exfoliación corporal

La importancia de la exfoliación no se limita únicamente al área del rostro, sino que también es fundamental para mantener la piel del cuerpo en buen estado. Al exfoliar la piel corporal de igual forma se eliminan las células muertas, se estimula la renovación celular, evita la sequedad, la aspereza y las imperfecciones cutáneas. 

Es particularmente necesario exfoliar la piel del rostro y del cuerpo antes de las primeras exposiciones al sol, para conseguir un bronceado más bonito y uniforme. Antes de ir a la playa, tienes que eliminar la capa de células muertas que impiden que los rayos solares penetren adecuadamente en la piel. 

Finalmente hay que recordar que la frecuencia ideal para exfoliar la cara varía según el tipo de piel. Si es grasa se recomienda realizar una exfoliación suave entre 1 y 2 veces a la semana, si es seca una vez a la semana. En caso de ser muy fina, cada quince días y en pieles sensibles, la exfoliación debe hacerse cada 10 días.

Deja una respuesta